La meritada indemnización ha sido fijada por la  Audiencia Provincial Asturias en su Sentencia  de 22 Abril 2016.

Formulada demanda de divorcio, el Juzgado decretó el mismo fijando el régimen de visitas del padre con los hijos, la pensión de alimentos que debía abonarles, la pensión compensatoria en favor de la esposa y el pago a esta de la cantidad de 40.000 euros como indemnización del art. 1438 Código Civil, por su contribución a las cargas del matrimonio con trabajo doméstico.La Audiencia Provincial revoca en parte la sentencia del Juzgado en el sentido de ampliar el régimen de visitas establecido en favor del padre, reducir la cuantía de la pensión de alimentos e incrementar la indemnización fijada al amparo del art. 1438 CC  por el trabajo para la casa.

El Tribunal señala que habiéndose dedicado la esposa de forma exclusiva a las tareas del hogar y cuidado de los dos hijos durante todo el tiempo que duró el matrimonio, salvo nueve meses en que trabajo en el negocio de su esposo, es procedente el establecimiento de la indemnización que contempla el art. 1438 CC.

En cuanto a la determinación del importe de la misma, la Sala considera improcedente limitar el periodo indemnizable a los cuatro últimos años en que el esposo alega que sus ingresos fueron menores, sino que debe computarse todo el periodo en el que la esposa se dedicó de forma exclusiva al hogar y cuidado del hijo común; y tampoco debe tenerse en cuenta a la hora de determinar la indemnización, ni los posibles regalos del esposo, ni los ingresos del mismo al sostenimiento de las cargas del matrimonio ni la dedicación del padre a sus hijos, ya que la norma no discrimina entre el mayor o menor patrimonio de los cónyuges, sino la dedicación exclusiva de la esposa a dichas labores, y ello junto al alto nivel de vida que se manifestó en la prueba de interrogatorio que se había llevado gran parte de la duración del matrimonio, aun cuando se haya reducido en parte dicha capacidad en los últimos años.

Tampoco acepta el Tribunal la solicitud de la esposa de que se incremente la cuantía de la indemnización a un importe equivalente a la cantidad resultante de multiplicar los meses de duración del matrimonio por el SMI del año en que se produjo la separación de hecho, sino que, debiendo computarse toda la duración del matrimonio en la que la esposa se dedicó al cuidado del hogar y de los hijos comunes, excluyendo los nueve meses que estuvo trabajando en el negocio de su esposo, resulta más correcto aplicar a dicha compensación los importes del SMI correspondientes a cada una de las anualidades, por estimarse que se ajusta más al importe real que hubiera supuesto la contratación de una tercera persona para la realización de dichas labores, fijando el importe de la indemnización en 74.000 euros.

_MG_2861Mientras el marido regentaba un restaurante en Gijón, su mujer se ocupaba de la casa y los niños. Él facturaba unos 30.000 euros al mes. Ella, por las labores domésticas, nada. La sentencia de divorcio le da a la mujer una indemnización por esos años de dedicación en los que no recibió ningún ingreso.

Puede sorprender, pero es un derecho que recoge el Código Civil, aunque aún no es muy frecuente que los tribunales lo reconozcan.